TEATRO COLÓN , UN LAGRIMÓN A FLOR DE PIEL

0 0

 

 

 

Buenos Aires Sos (BAS).- Junio 2008.- (Por Gabriela Sharpe) .- El Teatro Colón,una de las mejores salas líricas del mundo, un símbolo de la cultura nacional conocido como el Primer Coliseo cumplió cien años y los festejó con las puertas cerradas.

 

El 25 de mayo de este año el Colón cumplió cien años, y tuvo que festejarlo a puertas cerradas, ya que las obras de reparacion (¿) no permitieron que se luciera.

No hubo globos ni matracas, tampoco bonetes ni torta. Los payasos decidieron ir a entretener a los fantasmas que quedaron llorando por los pasillos del teatro.

Con sus sonrisas pintadas y sus zapatones enormes llegaron puntuales a Cerrito al 600.  Allí estaban ellos, los fantasmas, sobradores y fanfarrones, como todo porteño que se precie de tal.

Se quejan (porteños al fin) por que notan que sus voces e instrumentos no suenan como antaño.  Sentados en el suelo, donde hasta hace poco se encontraban emplazadas las 3000 butacas, y  en reunión deliberativa concluyen que con tanta refacción, tanto tirar paredes, tantos cambios en el escenario y en las telas del telón, la acústica ha variado, ya no es la misma..  Y todos pusieron  cara de tragedia, ya que se trata de uno de los teatros con mejor acústica en el mundo.

Los payasos para entretenerlos les contaron chistes, cosas que dice Mauricio Macri, por ejemplo que el Teatro no se abre hasta el 2010 y que el presupuesto para su reparación aumentará casi el doble.

Otro que los hizo descostillar de risa fue el de Mauricio, versión distraído, el que pone cara de haber recibido las cosas así del anterior gobierno y que en sólo un año de ejercer la jefatura es poco lo que pudo hacer.

Siempre hay fantasmas más memoriosos que otros, y el mas viejito de todos le viene a la memoria  que no sólo de Macri es la culpa. No se debe olvidar que esto empezó con Ibarra, y siguió con Telerman. Todos se hicieron los otarios (los gobernantes, no los fantasmas)

Es cierto.

Es cierto también que muchos otros lo quieren y luchan por él. Porque en definitiva el Colón es un cacho de la cultura porteña.

Por eso bajo el título «Defendamos al Teatro Colón», los trabajadores del primer coliseo le reclamaron al gobierno que encabeza Mauricio Macri la apertura inmediata del Teatro y la «no privatización» de sus actividades. «Hoy, a cien años de su fundación, el Teatro se encuentra cerrado y en peores condiciones que antes de la aplicación del Master Plan –expresaron–, cuyo objetivo fue el de vaciar de trabajadores el Teatro y adaptarlo físicamente a los requerimientos privatistas.» Además de reclamar «una investigación en regla para que se castigue a los responsables del desfalco presupuestario del Master Plan», señalaron que el proyecto de autarquía piensa al Colón como «una sala de alquiler al servicio de agentes privados». Rechazaron asimismo la ley de mecenazgo y la flexibilización y achicamiento de las plantas estables del Teatro y su producción, en tanto «es posible, a partir de la organización, la lucha y la solidaridad, conseguir nuestros objetivos, que no son otros que los de defender el libre acceso a la cultura y el respeto a la estabilidad de quienes, en definitiva, somos el Teatro Colón: sus trabajadores, artísticos, técnicos y administrativos.»

Un poco de historia

El 27 de abril de 1857, se inauguró el primer Teatro Colón, con una puesta de La traviata. Estaba ubicado frente a la Plaza de Mayo, en la manzana comprendida entre Rivadavia, Reconquista, Bartolomé Mitre y 25 de Mayo. Los planos fueron confeccionados por el Ing. Carlos E. Pellegrini –padre del futuro Presidente de la República–. Su capacidad estaba calculada para 2.500 personas.

En la construcción del primitivo Colón se utilizaron, por primera vez en el país, tirantes y armazones de hierro. La multitud de candelabros y la araña central de 450 luces eran alimentadas a gas. El escenario, el más amplio que se construyera hasta esa fecha, estaba dotado de todos los elementos necesarios para las grandes puestas escenográficas.
En sus tres décadas de existencia, el antiguo Teatro Colón, que debió cerrar sus puertas en 1888 para transformarse en la sede del Banco de la Nación Argentina, presentó a los más famosos cantantes de la época – Enrico Tamberlick, Giuseppe Cima, Sofía Vera-Lorini, Giuseppina Medori, Federico Nicolao, Julián Gayarre, Adelina Patti y Francesco Tamagno–

Inaugurado el 25 de mayo de 1908, el  segundo Teatro Colón  es considerado uno de los cinco teatros más grandes del mundo diseñado por  Francesco Tamburini y Víctor Meano  El día de su inauguración se interpretó la Ópera Aidade Giuseppe Verdi.

Con capacidad para 3000 personas y en un entorno de estilo ecléctico, mezcla de neorenacentismo italiano y de barroco francés, el diseño del teatro presenta una rica decoración en dorado y escarlata. La cúpula muestra figuras pintadas por el reconocido artista contemporáneoRaúl Soldi..

Buenos Aires Sos

View all contributions by Buenos Aires Sos

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *