Reabrió el museo de arte español Enrique Larreta

0 0

El Museo de Arte Español Enrique Larreta -antigua residencia del escritor, diplomático y coleccionista argentino- reabrió sus puertas después de permanecer cerrado durante nueve meses para someterse a una restauración que buscó devolverle el “esplendor” a su patrimonio artístico y arquitectónico, y lo hace con un renovado guión museográfico y museológico.

El proyecto para este bello edificio de estilo colonial, ubicado en el barrio de Belgrano, incluyó la instalación de un nuevo sistema de iluminación y climatización con una tecnología equiparable a los principales museos del mundo; la restauración de los pisos originales del hall central y la renovación general del Jardín andaluz, uno de los espacios más atractivos del predio.

La inversión total para este museo, que gestiona el gobierno de la ciudad, fue de 14 millones de pesos, que aportaron entre la Dirección General de Patrimonio, Museos y Casco Histórico de la Ciudad de Buenos Aires (6 millones de pesos), que dirige Guillermo Alonso, y el área de Mecenazgo Cultural (8 millones de pesos), indicó a Télam la nueva directora del museo, Delfina Helguera.

“El espíritu de la reforma ha sido preservar esta casa donde vivió Enrique Larreta. Si bien uno apuesta a nuevos públicos con la incorporación de tecnologías que se adecuan a los tiempos que corren, quisimos que la casa no pierda su esencia”, explicó durante una recorrida para la prensa.

“El museo, dentro del contexto cultural del Buenos Aires, es un lugar único porque conserva una colección original de un escritor que tuvo mucha trascendencia en su época y que conserva también el lugar donde fueron emplazadas esas obras”, añadió la curadora.

Con la restauración se busca recuperar el “esplendor” que llegó a tener un edificio que fue construido en 1886 por el arquitecto Ernesto Bunge y que tenía originalmente una fachada de estilo italianizante y el interior un patio descubierto.

Con el correr de los años, el edificio pasó a manos de Larreta, quien implementó una serie de cambios: la fachada adquirió una impronta neocolonial, el patio fue techado y el interior se convirtió en un ambiente que recreaba el espíritu del Siglo de Oro español, un momento de esplendor surgido a partir de tres aportes artísticos fundamentales: el musulmán, el flamenco y el italiano. Allí Larreta dispuso su colección de arte, nutrida por adquisiciones, donaciones y traslados.

La diversidad cultural se evidencia en las paredes encaladas, los frisos de yesería o los zócalos de azulejos, divanes revestidos en cerámica, alfombras orientales, braseros, brocales de pozo y mesitas con dibujos de inspiración andalusí.

NUEVO GUION

Apenas se ingresa al museo, el visitante se encuentra con el Patio Central de la casa, desde donde se accede a las diferentes salas: el Salón Azul, el Oratorio, el Salón Rojo, el Escritorio, el Comedor, la Biblioteca y lo que antiguamente eran las habitaciones privadas, hoy destinadas a exposiciones temporarias.

El nuevo guión museológico aborda la figura de Enrique Larreta desde sus múltiples facetas: el escritor y su famosa novela La gloria de Don Ramiro. Una vida en tiempos de Felipe II (1908), el diplomático y su vida como embajador en Francia, y el coleccionista junto a sus piezas de arte español centrada en los siglos XVI y XVII que incluye mobiliario, tapices, pinturas, esculturas del Renacimiento y Barroco español, además del espacio arquitectónico elegido para albergarla.

Muchas de las obras de la colección de Larreta son únicas en la Argentina, como el Retablo en honor a Santa Ana realizado en 1503 por el maestro de Sinovas, maravilloso ejemplo del estilo gótico tardío que floreció en España en la época de los Reyes Católicos; el Altorrelieve de Jesús en el Monte de los Olivos, del taller de Alonso de Berruguete, o diversos retratos de corte, del taller de Alonso Sánchez Coello.
Se destaca por su tamaño monumental el Retrato de Enrique Larreta pintado por Ignacio Zuloaga en París en 1912, que representa al escritor con el fondo de la ciudad de Avila, escenario principal de su novela.

Sin dudas, uno de los puntos altos del museo es el magnífico Jardín andaluz, en donde Larreta quiso representar “un trozo de la Alhambra” de Granada. Se trata de un espacio frondoso, irregular y con setos de boj que crean verdes laberintos, donde destaca la Fuente de los sapos, realizada en mármol y revestida con azulejos. Allí conviven especies exóticas y nativas como el ginkgo biloba, el ombú, la glicina, el ciprés, palmeras, el palo borracho y el infaltable naranjo que todo jardín español debe poseer.

En suma, lo que destaca el público al visitar el museo es “sentirse transportado a la época del Renacimiento español”, según la curadora.

Una de las novedades más destacadas del flamante guión -que estuvo a cargo de Patricia Nobilia y de Valeria Keller- fue redimensionar la figura del escritor, a través de la nueva “Sala Larreta”, donde se pueden ver algunas de las prendas que vestía este hombre que recibió en su casa, a lo largo de los años, a José Ortega y Gasset, Ricardo Rojas, Alfonsina Storni, Ernesto de la Cárcova, Leopoldo Marechal, Victoria Ocampo y otros artistas e intelectuales de la época.

“La idea del nuevo guión fue hacer foco en la figura de Larreta, mostrar quién era, entender el momento de la historia que él vivió. Y en ese sentido, vamos a incorporar exposiciones temporarias donde se aborde su relación con otros artistas, con otros literatos, donde se explore su biblioteca, usar los libros como material de exhibición. Me gustaría hacer por ejemplo una muestra con los libros dedicados a Larreta, de Jorge Luis Borges, de Victoria Ocampo”, contó Delfina Helguera.

El Museo de Arte Español Enrique Larreta se encuentra ubicado en Juramento 2291 (CABA), y el horario de visitas es de martes a viernes de 12 a 19 y sábados, domingos y feriados de 10 a 20.

Buenos Aires Sos

View all contributions by Buenos Aires Sos

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *