La precarización laboral va en bicicleta

0 0

La llegada de PedidosYa, Rappi y Glovo al país, presentadas como novedosas plataformas de deliverys, no son más que un viejo truco de tercerización y precarización laboral de cientos de jóvenes que, presionados por la falta de empleo, son empujados a trabajar en condiciones de irregularidad.

Estas empresas utilizan una aplicación web y móvil que centraliza la entrega de productos, haciendo de intermediario entre el vendedor y el comprador. El negocio es redondo: sin más inversión que la propia aplicación, se llevan comisiones de los restaurantes y casas de venta por cada pedido que se entrega, el abono mensual del servicio y hasta $25000 para destacar en la búsqueda que realiza el usuario.

Se calcula que en PedidosYa hay más de 1500 cadetes y la empresa espera terminar el año con más del doble. Un número de trabajadores que quedan a su propia suerte.

En una primera etapa, el cadete tenía establecido un límite de kilometraje a recorrer por pedido, pero calculado desde el restaurante hasta el cliente, no desde el cadete hasta el restaurante. Con el tiempo estos límites se fueron modificando hasta que finalmente los quitaron, sin importar las zonas estipuladas.

PedidosYa provee bicicletas en el caso de que el trabajador no tenga la suya, pero estas son muy incómodas y precarias para la extensa jornada de trabajo. La otra opción es que el cadete ponga su propia bicicleta y la empresa le pague alrededor de $900 por mes para cubrir los gastos de mantenimiento y eventuales arreglos. Obviamente, esto resulta insuficiente ya que los gastos suelen ser bastante mayores a esa cifra miserable.

El cadete cobra un sueldo mensual de 9.500 pesos más extras si trabaja de manera part-time. Los cadetes que trabajan full-time no cobran el doble, sino que llegan a un techo de 15.500 pesos.

En las últimas semanas se filtró que los cadetes van a tener turnos y francos rotativos, que serán asignados por la misma aplicación una semana antes. La empresa dice que los cadetes que estudien o tengan alguna otra actividad pueden presentar un certificado, dejando en claro que los tiempos de la vida de los demás tienen que estar subordinados a los tiempos que la empresa les impone aleatoriamente semana a semana.

Buenos Aires Sos

View all contributions by Buenos Aires Sos

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *