La Ciudad descuidó la salud y privatizó espacios verdes

0 0

De cara a una “nueva normalidad”, el Jefe de Gobierno porteño anunció el Plan Integral de Puesta Marcha de la Ciudad y aseguró que las distintas dimensiones tendrán cinco principios: la integralidad, la libertad y la responsabilidad, el trabajo en equipo con el sector privado, la perspectiva de género y las actividades al aire libre.

Si a comienzos de la pandemia las encuestas mostraban que la principal preocupación era la salud, hoy la línea que guía a Horacio Rodríguez Larreta es la de las libertades individuales, ello implica el corrimiento del Estado en torno a un virus de Covid-19 que ya alcanzó casi los 50 mil casos y mil muertes en la Ciudad.

El último domingo, antes de inaugurar la primera fase de su plan de “Puesta en Marcha”, se registraron grandes aglomeraciones de personas y junto con la vuelta del ejercicio físico se reiteró la problemática eterna: la “Ciudad verde” resulta un buen slogan pero queda muy lejos de la realidad de una Ciudad que tiene un gran déficit de espacios verdes.

Cuesta entender cómo se pondrá en marcha la Ciudad bajo estos “principios” anunciados. La mayoría de los porteños tiene poco acceso a espacios al aire libre cerca de sus casas. En tanto, lo que sí hay son veredas modernizadas, que recibieron un importante presupuesto, ampliamente mayor al que recibe la Dirección General de la Mujer, encargada de brindar asistencia a mujeres, niñxs y adolescentes.

LA CONCEPCIÓN LIBERAL POR ENCIMA DEL RÉCORD DE CASOS

Tanto en la Ciudad como en el resto del país, esta semana se registró la cifra más alta de casos desde el inicio de la pandemia, contabilizando en Argentina un total de 5782 contagios en un día –de los cuales 1390 se registraron en la Ciudad.

Si hace unas semanas la mayor preocupación era el nivel de ocupación de camas y evitar que se sature el sistema de salud, hoy las prioridades están enfocadas en el plan de seis etapas para reiniciar las actividades productivas y de esparcimiento. El principal compromiso, señaló Larreta es con la libertad, con la responsabilidad -es decir, sálvese quien pueda- y con el sector privado, como siempre.

El ministro de Salud, Fabián Quirós, aseguró hace pocos días que la ocupación de camas supera el 70%, pero el dueño de Swiss Medical, Claudio Belocopitt, indicó que “la realidad del sistema de salud no es la que se informa” y advirtió que el sistema privado en Ciudad de Buenos Aires está ocupado en un 90% de su nivel.

En este marco, el director del Hospital Santojanni alertó por falta de camas y respiradores. La Asamblea de Residentes y Concurrentes se pronunció en el mismo sentido señalando que “el promedio de casos está llevando a los efectores al desborde”. A través de un comunicado, se denunció que “en muchos casos pacientes graves terminan siendo atendidos en guardias y salas no preparadas para cuidados intensivos prolongados, por falta de equipamiento y, sobre todo, personal”.

El personal de salud afronta la pandemia en primera línea de fuego con contratos precarizados, extensas jornadas de trabajo, guardias infinitas, falta de rotación y de elementos de seguridad. “La falta de protocolos centralizados, capacitación, personal, recursos y camas nos tienen hoy a los trabajadores de la salud como rehenes. Nuestro trabajo se ha convertido en ser tapa baches de todos los emergentes que surgen a cada instante”, subrayaron en el comunicado.

DEBERÍAN GARANTIZARSE ESPACIOS VERDES, PERO SÓLO SE GARANTIZAN LOS NEGOCIOS INMOBILIARIOS

Ante una nueva fase y más allá del aumento de casos, el hartazgo del confinamiento empieza a activar las alertas políticas de Larreta. El titular del Ejecutivo dice que “Tenemos que acostumbrarnos a vivir con la enfermedad” y sugiere que la mayoría de las actividades se desarrollen al aire libre. ¿Cómo se vive con un virus, al aire libre, en una Ciudad que tiene menos de la mitad de los espacios verdes recomendados por la OMS?

Si se espera que haya entre 15 y 20 metros cuadrados de espacios verdes por habitantes, la Ciudad no supera los 6 metros cuadrados y, si se considera la distribución desigual por comunas, la 3 y la 5 tienen menos de 0,18 metros.

La pandemia evidenció que las condiciones de vida repercuten directamente en la salud, hay que repensar el modelo de ciudad tanto en la organización de los espacios como en la distribución de los recursos.

Sucede que el Gobierno también aprovechó la pandemia para fortalecer los negocios inmobiliarios, si algo dejó en claro Juntos por el Cambio con el nuevo Plan Urbano Ambiental  es que la subasta de tierras públicas seguirá siendo parte de su gestión política.

Es lamentable que los desarrollos inmobiliarios se prioricen antes que la posibilidad de mejorar la calidad de vida de los habitantes, porque creemos que las condiciones de vida repercuten directamente en la salud, la emergencia sanitaria debería representar una oportunidad de repensar el modelo de ciudad bajo una perspectiva social y ambiental.

LA PERSPECTIVA DE GÉNERO SEGÚN LARRETA

“La gran mayoría del trabajo en las casas más el cuidado tanto de los chicos en el seguimiento en la escuela como de los adultos mayores lo llevan adelante las mujeres. Y esto, en alguna medida, atenta siempre contra su trabajo fuera de sus casas”, esas fueron las palabras de Rodríguez Larreta en los anuncios del pasado 17 de julio que le dieron puntapié para prometer que esta nueva etapa tendrá perspectiva de género.

Ahora bien, la violencia hacia las mujeres es un problema social latente y trasversal, de hecho los llamados por casos de violencia de género se duplicaron durante la cuarentena y aun así, el Gobierno porteño continúa sin poner en su agenda de prioridades esta grave problemática. Los llamados al 144 subieron en promedio a 193 por día y ocho por hora. El pico se registró en abril con 6191 llamados, contra 4065 en 2019.

En la Ciudad faltan políticas integrales y presupuesto para estar a la altura de la problemática, la Dirección General de la Mujer, encargada de brindar asistencia a mujeres, niñxs y adolescentes,  recibe una partida presupuestaria excesivamente menor que por ejemplo lo que se destina para la reparación compulsiva de veredas.

Desde 1921 existe la Interrupción Legal del Embarazo, sin embargo la Ciudad de Buenos Aires adhirió recién la semana pasada al protocolo, con la aprobación en la Legislatura con 43 votos afirmativos, 7 negativos y 3 abstenciones. Se trata de una demanda que, en especial las legisladoras de la oposición, venían sosteniendo hace tiempo.

Los legisladores que no acompañaron la normativa, pertenecen todos al oficialismo e hicieron uso de la palabra para manifestar su descontento con la adhesión al protocolo. En el mismo sentido –contrario- se pronunció Bárbara Diez, esposa del Jefe de Gobierno. Pese a expresarse contra del aborto, Larreta anticipo que no vetará el protocolo y en los próximos días lo promulgará.

A la par, las trabajadoras del Hogar Eva Duarte, que funciona dentro del Hogar San Martín en Paternal, denunciaron que el gobierno porteño quiere vaciar el espacio. Es el único de la Ciudad que aloja y acompaña a madres y embarazadas con sus hijos e hijas víctimas de situaciones de violencia de género, en contextos de vulnerabilidad sociales.

ESCENARIO DEMAGÓGICO

Con este escenario, entonces, se abre la incógnita de cuál será la puesta en marcha de una Ciudad con perspectiva de género, si recién se reconocen derechos vigentes desde hace 100 años, si los presupuestos para proteger a las mujeres son inexistentes y si se cierran espacios de contención.

El Covid-19 está desenfrenado y, si bien era esperable que en estas semanas se registrara el pico de contagios, preocupa de sobremanera que el Gobierno de la Ciudad está orientando su gestión en torno a la oportunidad política.

Así como el reconocimiento al personal de salud y la inversión en un sistema sanitario fuerte, los espacios verdes de recreación y esparcimiento sirven para mejorar la calidad de vida urbana barrial. Si se destinan los terrenos posibles a construir parques en negocios inmobiliarios, se niegan derechos para la salud, hay menos prevención de enfermedades respiratorias y se anula la posibilidad de mejorar la calidad de vida de la población. (Fuente: Proyectar Ciudad)

Buenos Aires Sos

View all contributions by Buenos Aires Sos

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *