FIESTA POPULAR

0 0

Buenos Aires Sos.- 26 de mayo 2010.- (Por Gabriela Sharpe). La culminación de los festejos por el Bicentenario tuvo a la gente como protagonista. Más de dos millones de personas deambularon por el paseo del Bicentenario y por la Plaza de Mayo, los puntos geográficos donde se centró el festejo.

Los accesos a Capital estuvieron rebalsados. Trenes y subtes no dieron a basto para acercar a tantas personas, que con chicos, cochecitos, abuelos, bolsos grandes, bolsos chicos, repletos de sandwichitos y gaseosas, comenzaban, desde Once, Constitución o Retiro a peregrinar en busca de la Meca.

La Meca no era otra cosa que el Obelisco.  Allí el primer descanso, escuchando músicos de primerísimo nivel que deleitaban con el folclore, tango, rock, candombe o murga.

Ya repuestos, comidos e hidratados, a seguir con la caminata. Qué recorrer primero.  Sólo un buen estratega habrá logrado recorrer todo, pensar dónde ir primero, para luego dar el segundo paso. Porque había de todo y para todos los gustos.

La familia argentina, papás, pibes, abuelos se apuran porque escuchan el rugido de los motores y el mayorcito de los pibes no quiere perderse la salida de los autos de TC.

Mientras, la rama femenina de esta arquetípica familia, tironea para ver los stands de las provincias. ¡Una más bonita que la otra!, comenta la abuela y se saca una foto con la réplica de Mercedes Sosa, frente a la Casa de Tucumán.

La quinceanera, se le escapa unos pasos más adelante, porque quiere ver si esos, los del escenario de la calle Alsina, son los de Los Palmeras, y ahí se queda moviendo las caderas.

Cómo no llevar a los pibes a ver el Cabildo, ese que sólo conocen en el Billiken o en alguna figurita que trae la maestra al colegio en las fechas patrias. Las familias, entonces, emprenden, por avenida de Mayo, la historia de nuestro país. Relatan, mientras pispean las pulseras de los artesanos,una y otra vez, la semana de mayo, la gente con paraguas, y algunos nombres de los integrantes de la  Primera Junta de Gobierno Patrio.

Al llegar al histórico monumento, los pibes, los abuelos, los padres, todos, quedan boquiabiertos, al ver, con una calidad tecnológica pocas veces vista, la historia argentina relatada sobre  la fachada de  tan emblemático edificio.

Sin haber recuperado el aliento, las familias son invitadas a participar de un desfile muy particular ,con técnicas no frecuentemente utilizadas, llevado a cabo por el grupo Fuerza Bruta, con más de dos mil artistas en escena, y a través de 12 camiones-gruas,  mostraron, justamente, doce episodios fundamentales de la historia argentina.

El desfile llevó, sin notarlo siquiera, nuevamente al Obelisco a las millones de personas, que caminan, ya algo cansadas, ya arrastrando los pies, a escuchar a los músicos que pondrán el cierre final a tanta historia, a tanta buena organización, a tanta buena calidad.

Fito Paéz junto a Jaime Torres, Juanse, Fabiana Cantilo, la murga Agarrate Catalina, Pablo Milanés, entre otros, entonaron las estrofas del Himno, junto a miles de gargantas que lo gritaron con emoción y con lágrimas.

Buenos Aires Sos

View all contributions by Buenos Aires Sos

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *