El repudio en su cáscara y su ropa

0 0

10 de agosto de 2016.- (Por Beatriz Chisleanchi).-  Gustavo Cordera, quien fuera el líder del grupo musical Bersuit Bergarabat,realizó unas muy duras afirmaciones, que incentivan la violencia de género y como mínimo ameritan el repudio de la sociedad toda.

«Hay mujeres que necesitan ser violadas para tener sexo porque son histéricas y sienten culpa por no poder tener sexo libremente», expresó en el marco de un ejercicio de Conferencia de Prensa para alumnos y alumnas de la escuela de periodismo TEA-Arte.

«Es una aberración de la ley que si hay una pendeja de 16 años con la con…caliente quiere cog…,vos no te la puedas cog… Si yo tengo algo bueno para darte puedo desvirgarte como nadie en el mundo. A mí hablame de cómo te sentís y te entiendo, pero si me hablás de los derechos no te escucho porque no creo en las leyes de los hombres, sí en las de la naturaleza», fueron los dichos completos de Cordera conocido como el «Pelado».

A pocos meses de haberse realizado una nueva y masiva marcha en reclamo de NiUnaMenos, y cuando las muertes diarias en nuestro país por violencia de género no bajan de 30 por día, lo de Cordera es inadmisible desde todo punto de vista.

Una violación es el avasallamiento más terrible a la intimidad de una persona. Violación es poder, es sentido de apropiación, es quitarle a la víctima toda calidad de sujeto. Es convertirla en una cosa. ¿Cómo imaginar siquiera que pueda existir en una persona el deseo de violación?

«La violación es miedo sin nombre (…) es el ejercicio del poder de una persona sobre el cuerpo de otra, pero si no hubiera sexo estaríamos hablando simplemente de violencia o agresión. Sin embargo, hay que aclarar que no es el sexo en su forma de amor, de Eros, sino como expresión de odio, de terror, de un terror cuya fuente es desconocida», considera la psicoanalista inglesa Jules Mitchell en una entrevista realizada por Marcelo Justo y que publicara el diario Página 12.

Las expresiones del «Pelado» Cordera no pueden tomarse como un desliz del momento, claramente forman parte de su concepción y pensamiento sobre la mujer.

«Que excitante que estás, tendrías que saberlo/esa cola es la manzana más buscada/y esos senos el alimento de mi creación/quisiera arrancarte un día y morirme en un telo con vos…», cantaba hace unos años cuando sonaban los acordes de «Mi caramelito».

Las mujeres somos libres y dueñas de nuestro destino, Cordera, y «tendrías que saberlo». Ninguna mujer merece ser arrancada un día y morirse en un telo, ni con vos, ni con nadie.

Las miradas en la mañana de hoy se posaron inmediatamente sobre las directoras de TEA-Arte, las periodistas Paula Rodríguez e Ingrid Beck, ambas militantes activas por los derechos de las mujeres e impulsoras de NiUnaMenos. Impensable que puedan avalar los dichos de Cordera quien fuera invitado por la escuela a realizar un aporte a la formación profesional del alumnado, sólo eso, jamás a violentar los derechos de las mujeres.

«Soy mi propia religión, mi soberano, yo me enseño/ Pretendo ser realy y todavía soy un sueño/ Soy mi propio enemigo y me importa la derrota/ Tu mirada se me nota es mi cáscara y mi ropa», canta Gustavo Cordera ya como solista, en su tema «Soy mi soberano».

Con sus dichos y pensamientos misógenos, Cordera reafirmó que es su propio enemigo y desde ayer deberá estar muy atento, porque las miradas de repudio y rechazo se le notarán en su cáscara y su ropa.

Buenos Aires Sos

View all contributions by Buenos Aires Sos

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *