El Gobierno porteño flexibiliza permisos y reactiva negocios

0 0

Mientras los hospitales trabajan a “cama caliente”, ocupando las plazas de terapia con listas de espera que se van armando, la saturación del sistema de salud comienza a tener otras consecuencias que anteceden y trascienden al Covid. Faltan enfermeras y enfermeros, la falta de cumplimiento en las normas laborales está a la orden del día y las Unidades de Terapia Intensiva, al límite.

Existen múltiples victimas del nuevo escenario que planteó la pandemia, pero en la Ciudad de Buenos Aires están las castigadas y los castigados de siempre, los barrios más vulnerables, los barrios del sur y las personas que tienen negados sus derechos básicos como la energía, la conectividad o al acceso a la salud.

La contracara es la de siempre: el festival de negocios, licitaciones y concesiones a empresas amigas, no cambió ni siquiera en pandemia. Lo mismo pasa con las contrataciones de consultoría innecesaria o a la reparación compulsiva de veredas.

HOSPITALES, ENFERMERÍA Y CAMAS EN ALERTA

En la Ciudad de Buenos Aires la curva de contagios del Covid-19 sigue sin dar tregua, con más de 56 mil casos positivos y 1196 muertes en el distrito porteño, el personal de salud del Hospital Durand alertó que más de 60 enfermeras y enfermeros están contagiados y ya no hay enfermeros para la Unidad de Terapia Intensiva.

Sucede que las enfermeras y los enfermeros componen el 80% de la planta de un hospital, pero en 2018 el oficialismo aprobó en la Legislatura una norma que los excluyó del equipo de salud, considerándolos personal administrativo. Entonces varios profesionales advirtieron sobre las posibles consecuencias negativas de la decisión. El oficialismo impuso su proyecto a fuerza de mayoría en el recinto.

Hoy el tiempo les da la razón a aquellos que alzaban su voz, pero el escenario se complejiza porque el personal de enfermería no quiere asumir el trabajo frente a la exposición al germen por salarios tan bajos y condiciones laborales paupérrimas. Por tal motivo, sugieren que el Gobierno de la Ciudad ofrezca un incentivo para que la enfermería con experiencia que pueda cubrir esos lugares.

Días atrás, habían advertido sobre la falta de manómetros de oxígeno, aspiraciones en los servicios con pacientes de Covid-19 e incluso de frazadas y calefacción. A la par, respecto a la ocupación de camas en el sistema de salud, el Secretario de ATE del Durand, Héctor Ortiz denunció que la ocupación de camas es mucho mayor al 65% informado por el Gobierno.

La problemática de la ocupación de camas se agudiza junto a la vulneración de derechos del personal de salud y se replica en casi todos los hospitales de la Ciudad de Buenos Aires. Desde el Ministerio de Salud dicen que las camas “graves” ocupadas alcanzan un 64,4% en el sector público y un 74% por ciento en el privado, pero un informe interno de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) reveló que el promedio de camas ocupadas al 24 de julio era del 82,9%. (Fuente: Proyectar Ciudad)

Buenos Aires Sos

View all contributions by Buenos Aires Sos

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *