EL CASTIGO ORGANIZADOR

0 0

Buenos Aires Sos (BAS).- Octubre 2007.- (Por Cecilia Ceriani).- El 26 de septiembre pasado, el Ministerio de Medio Ambiente del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires aprobó una resolución que fija sanciones para los cartoneros. Ahora, entonces, los Recuperadores Urbanos de lo que la mayoría desecha deberán portar obligatoriamente una credencial, guantes, pechera y cinta refractaria. Y los que no, «serán sancionados con el decomiso del material así como los elementos que sirvan para su acarreo».

 

Eficaz, la resolución lo tiene en cuenta todo. Al que deposite materiales en la vía pública u ocupe de manera inadecuada una vereda, se le suspenderá la habilitación. Al que tenga sentencia firme por cualquier delito cometido durante el desarrollo de su trabajo, se le quitará la credencial definitivamente.

Multa al desorden, represión a la queja, correctivo a la pobreza. Qué organizador puede resultar el castigo. Si hasta ahorraría esfuerzos en discutir qué hacer con el Tren Blanco. Qué adiestrador de desobedientes.

Para los trabajadores, la normativa aparece en un contexto de recorte presupuestario generalizado que se refleja incluso en la falta de los insumos requeridos para llevar adelante la inscripción oficial, impidiendo que se cumpla con el carácter permanente e irrestricto del registro. «Esto deja en evidencia la contradicción entre los derechos y obligaciones que la ley estipula para los cartoneros, por un lado, y el costado real represivo que se sigue de este tipo de prácticas estatales dirigidas al sector, por el otro», denuncian los trabajadores.

«Una vez más, se criminaliza la pobreza y siguen sin ser respetados los derechos básicos de una población que se ve obligada a trabajar en condiciones absolutamente precarias –agregan-. Esos mismos trabajadores que siguen sin ser realmente reconocidos e incluidos como parte integrante del servicio formal de higiene urbana de la Ciudad de Buenos Aires».

El plan está en marcha. Al que moleste con su carro se lo deshabilitará. Al que no posea título de cartonero oficial se le quitará el carro. Al que se le quite el carro se le habrá quitado todo. Es el engranaje perfecto para seguir descartando a imaginadores capaces de ver trabajo donde los demás ven basura y a desobedientes con cintura hábil para esquivar el destino de un mercado que los prefiere como cifras de desnutrición o de gatillo fácil.

Para qué torcer la realidad, si se puede legitimar el sistema hasta convertir sus errores en delitos de aquellos a los que se prefiere afuera, parecen decir desde el Ministerio de Medio Ambiente . (Artículo publicado en Agencia Pelota de Trapo).

Buenos Aires Sos

View all contributions by Buenos Aires Sos

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *