CUANDO MANAL NECESITABA UN AMOR, CALAMARO UN RETORNO E IVAN NOBLE UN JUEVES COBARDE

0 0

Buenos Aires Sos (BAS).-Febrero 2008 .- (Por Guillermo Denis).- La cultura de un lugar es parte de un gran espejo donde rebotan,- en formas diversas y heterógeneas-, toda expresión y acción humana que produce o induce a producir una identidad del lugar donde las personas viven, trabajan, se educan, crean, sufren, estan desocupados, procrean, se diferencian, se unen, se quieren o rechazan.
Si uno dice «Buenos Aires», y lo dice en relación a su música, rápidamente surge: «Tango».

 

Sin embargo, desde comienzos de los 60 hasta hoy, hay una expresión musical masiva, que va y viene del centro a los barrios periféricos; de «Las Megas Radios» a las FM locales. El Rock, de él hablamos, llegó y se quedó.

No es cuestión de corcheas, ritmos, melodías e historias distintas, pero sí de un sentir, un mirar el lugar donde se está, en definitiva una letra que da vida a un momento de la ciudad, a Buenos Aires en este caso. De Buenos Aires y sus arrabales. Hoy barrios de clase media, media-alta o villas-villas, donde también la cumbia y parte de sus letras reflejan miradas parecidas con el tango y el rock. De ello hablaremos en próximas notas.
Javier Martínez, líder de una banda emblemática como Manal, quienes promovieron el rock «urbano», desde el bar «La Perla del Once», hace casi 30 años, hablaba de la soledad de la ciudad, como pódría hacerlo hoy cualquier hombre-ciudad.
Manal en una de sus canciones dice «cada minuto es un minuto menos necesito un amor«.
Y sigue:
«Para mi que estoy tan sólo
necesito un amor,
para aquel que está olvidado
necesita un amor
y si ella está llorando
necesito un amor.

Todos muy solos están
se miran sin comprender,
de noche van a pasear
necesitan amar.
Nada más que un amor,
la vida por la calle se va
necesito un amor,
por el puerto mirando barcos
necesito un amor.
Dando vueltas al obelisco,necesito un amor.

Es inmensa la ciudad
solitario en la multitud
como soy un hombre más
necesito un amor».

Andrés Calamaro, con sus 1001 temas, donde el amor, la mujer,el engaño, la tristeza, las partidas y llegadas, la libertad y Buenos Aires transitan la mayoría de sus temas.
En uno de ellos, «Socio de la Soledad » uno puede hacer el ejercicio de ponerle acordes de un tango y veremos si no hay sintonía entre estos dos géneros.
«Soy todo corazón y eso me hace mal
y todo corazón y eso me hace mal.
soy muy sensible a la belleza
por eso pierdo la cabeza
con tanta facilidad,
socio de la soledad.
Otra vez perdido en mi sentimiento
núnca miento, siempre digo la verdad
con el primer beso casi siempre voy preso,
socio de la soledad.

Tantas ilusiones convertidas en canciones
por cada mujer que conocí
esta vez no sé si gané o perdí
pero sufrí y también fui felíz,
no puedo vivir siempre soñando
tengo que aprender a ser más duro,
el futúro me estaba esperando
ahora me está ahorcando la ilusión
…fue la fuerza del destino»

Soy juez abogado y condenado
tengo una espina clavada en el costado
¿y qué?».

Y desde el Oeste urbano, Ivan Noble y sus Caballeros de la Quema, también pueden filtrarse rompiendo muros de la General Paz y construir una bella letra tanguera al ritmo de un pop-rock, y en cada rima también uno puede imaginarse a un chabón en bicicleta cantando por las calles del viejo abasto, algo así:

«Otra tarde como las demas
sin amores rotos de casualidad
otro jueves de esos que no se dejan besar.
No eran las esquirlas del rencor
eran telarañas en el corazon
una flor con lagañas un desamor sin amor.»

«Otro jueves como los demas
demasiado martes, demasiado igual.
Ni te declaro la guerra ni tu me firmas la paz.
Y el planeta baila su gangrena,
y otra vez volvieron a embarrar la fiesta
los idiotas en celo y las sopranos con tos.
Y hoy me quedo mudo para oir lo que nunca te supe decir.
No perfumes tanto la verdad
que si ando muerto es de tanto resucitar.»

Buenos Aires Sos

View all contributions by Buenos Aires Sos

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *